¡FELIZ 40 ANIVERSARIO COLEGIO REINADO CORAZÓN Y NUESTRA SEÑORA DEL PILAR DE VALLADOLID!

Nuestra comunidad de Celadoras del Reinado del Corazón de Jesús en Valladolid, estuvo de fiesta y continuará porque esto sólo fue la "Apertura del 40 aniversario".

Agradecemos la presencia de nuestra M. General Francisca Sierra Gómez, de su Vicaria,     M. Mercedes Masso y de M. Aldovera, que  vinieron desde Madrid y nos acompañaron e hicieron este día más solemne y festivo.

Un día 17 de noviembre de 1975, entre muchas contrariedades, como ocurre con las cosas de Dios, abrió sus puertas nuestro colegio, gracias a M. Amadora, nuestra fundadora, que, con tantas ansias de reino, quiso hacer posible llegar a este barrio de Pilarica el Amor del Corazón de Jesús por medio de nuestra Congregación de Celadoras del Reinado del Corazón de Jesús.

Durante todo este curso 2015 - 2016, celebraremos varios eventos, dando gracias a Dios por tanto don que nos llega, no por nuestros méritos, sino por su infinito Amor Misericordioso; además, como lo manifestó M. Concepción Olivares, nuestra directora. "Celebramos los 40, y no los 50, porque quienes lo iniciaron aún estamos aquí y ahora..." esto es grande y maravilloso; por esto y mucho más... ¡LO CELEBRAMOS A LO GRANDE!

Gracias, también a los profesores que se han involucrado de lleno sintiéndose parte del Reinado ¡Qué gozo ver a los hermanos juntos! Gracias igualmente a los Padres de Familia y alumnos que están rebosando de alegría por celebrar estos días con entusiasmo y gratitud dando Gloria a Dios, todo para que Cristo Rey, nuestro Patrón, REINE; tanto así, que ni el frío les echó para atrás en esta apertura.

Ahora les pasaré algunas fotos.

Dar al siguiente link:  VIDEO DESDE EL BLOG DEL COLEGIO


¡Bendito seas Señor! ¡Gracias, gracias, gracias...!




Añadir leyenda

































Comentarios

Entradas populares de este blog

Celadoras: misionera y contemplativa en la acción en la casa del Padre

El Reinado en Kenia, España y Perú - Un año nuevo 2019

¡CRISTO EL SEÑOR RESUCITÓ!