sábado, 6 de febrero de 2016

CUARESMA 2016

Queridos amigos estamos ya muy cerca al tiempo fuerte,  es el tiempo de encontrarnos con la paz y serenidad, tiempo de reflexión e interiorizar nuestra vida de cara al Señor, es el tiempo de la:

                                Conversión
                                Unción
                                Amor
                                Reconciliación
                                Ejemplo
                                Santidad
                                Misericordia
                                Alegría

Nuestro querido Papa Francisco con la apertura de este año Santo de la Misericordia nos invita a vivirlo viendo a Dios en el más pobre y necesitado, para ello revisemos las obras de misericordia.

Como nos prepara Madre General Francisca Sierra Gómes; es la hora de: 

+ ES LA HORA DE LA CONVERSIÓN. Tienes una fuerte llamada a redescubrir tu origen. A poner en orden tu vida de CRISTIANO. Convierte todo lo que no va bien en tu vida y te impide caminar en mejorar todo. Hazlo con el trato con el Señor. CUIDA LA ORACIÓN Y AMISTAD CON EL SEÑOR.

+ ES LA HORA DE LA REFLEXIÓN  Y DEL SILENCIO.  El interiorizar es muy necesario y beneficioso para tu vida. Necesitas  y tienes una llamada a poner en orden lo que tal vez llevas atrasado o no gusta a al Señor y a los demás. Las prisas y los agobios, el estrés o el ritmo de vida agitado que llevas…presionan en exceso la serenidad de tu corazón. En Cuaresma procura que tu corazón vaya despacio, medite, reflexione, ame y se oxigene a la sombra del  amor de Corazón de Cristo. CUIDA TU SILENCIO E INTERIORIZACIÓN.


+ ES LA HORA DE LA PALABRA. ¿Cómo puedes encontrar el camino si no dejas que el Señor te lo indique? La Cuaresma te hace llegar con prontitud a la escucha de la Palabra. Es un tiempo de audición de lo sagrado, de captar aquello que es esencial para nuestra vida interior. CUIDA TU LECTURA REFLEXIVA Y ORACIONAL DE LA LITURGIA DE CADA DÍA. ES UNA RIQUEZA.



+ ES LA HORA DEL AYUNO Y MORTIFICACIÓN. Acostumbrados a mirar al reloj para la hora de la comida, la Cuaresma, lo paraliza. Nos hace comprender que, la ansiedad, no es buena consejera para encontrar al Señor. Es un buen momento para ayunar de gustos, malos modos, críticas, odios, ingratitudes, preocupaciones, juicios…..CUIDA EL SER MÁS MORTIFICADO EN TODO.



+ ES LA HORA DE LA ALEGRÍA. La Cuaresma nos recuerda que el sacrificio hecho con gran alegría nos mantiene vigorosos, lo mismo que el entrenamiento hace grande y fuerte a un futbolista. Rectificar es de sabios y moderar ciertos comportamientos nuestros nos pueden encaminar a identificarnos más con Cristo. CUIDA EL SER Y ESTAR  MUY ALEGRE.



+ ES LA HORA DEL HERMANO. El encuentro con Jesús empuja al abrazo con el hermano.  Poner a punto nuestra vida de Celadora nos exige ayudar, darnos, tener detalles con las hermanas con las que convives para llenarlas de bienestar y amor. PRACTICA MUCHOS ACTOS DE SERVICIO Y LA CARIDAD.



Con la apertura del Año Jubilar de la Misericordia, queremos encontrarnos con la mirada de Jesús, esa mirada misericordiosa, llena de amor. Sabernos amados, queridos, y que nos llene por dentro para que nosotros imitemos y hagamos por los demás lo que Jesús hizo con nosotros. “Me miró con misericordia y me eligió”. Los tres pilares de la Cuaresma: Limosna, Ayuno y Oración.

Pidamos que el Señor purifique nuestro corazón y nos abra a la Misericordia de los demás y que su Misericordia nos ayude a poner en práctica las Obras de Misericordia para preparar nuestra Pascua de Resurrección con fuerza y alegría.

      ¡FELIZ CUARESMA!